jueves, 19 de noviembre de 2009

Luna

Luna mi amor, ven; no juegues a esconderte entre las nubes que cuando no las haya no podrás fingir que también me estás amando. Deja de acariciar mi frente en el ocaso y dame un beso que me una a la obscuridad de tu alcoba; llena con tus parpadeantes flores mis ojos y hazlos sentir el brillo de tu sonrisa. Ven mi luna veleidosa que te entregas a capricho, a veces más, a veces menos, a veces nada y a veces toda.

2 comentarios:

  1. tan nocturna que la luna es! cuán oscuro su trasero cuán brillante el revés que sí vemos...

    ResponderEliminar

¡Dialoguemos!